Inanna

Reina del Cielo y de la Tierra

Prefacio

Por Samuel Noah Kramer

Este libro es un ejemplo gráfico de una cooperación efectiva entre dos especialistas que trabajan en áreas contrastantes aunque complementarias de la investigación humanística: una folklorista que ha coleccionado y registrado cuentos, leyendas y canciones de las sociedades modernas y contemporáneas, y un cuneiformista que ha dedicado toda su carrera académica a la restauración y traducción de cuentos escritos, leyendas y canciones de los antiguos sumerios.

Los relatos, cantos y leyendas sumerios son parte de una vasta literatura inscrita en tabletas y fragmentos de arcilla dispersos por los museos a través del mundo. Sus contenidos, que datan del 2000 a.n.e., están ahora en proceso de ser descifrados, traducidos e interpretados por un pequeño grupo internacional de académicos; gradualmente, están siendo asequibles, de una manera o de otra, al mundo en general. Inscritos en estas tabletas y fragmentos, hay cientos de composiciones (seis mil en total) – mitos, relatos épicos, himnos, salmos, canciones de amor, lamentos, ensayos, discusiones, proverbios, fábulas – que constituyen un tesoro comparativo, fuente para el historiador de literatura y religión, para el estudioso de la Biblia y de los clásicos, y (como este libro lo demuestra) para el folklorista y el antropólogo cultural.

La meta principal de la selección presentada aquí es la de dar al lector un retrato auténtico de la deidad sumeria más reverenciada y amada, la diosa Inanna. Para compilar esta colección, primero revisé los documentos literarios sumerios existentes, que había descifrado y traducido durante las décadas, en búsqueda de las composiciones relevantes sobre Inanna. Después, con la ayuda de las más recientes contribuciones de colegas sumeriólogos, puse las traducciones al día. Finalmente, entregué los relatos a Diane Wolkstein, quien procedió a arreglar, combinar y moldear su contenido en bruto de manera que lo tornara vivo y significativo a los lectores modernos.

Como talentosa narradora oral y folklorista profesional, Diane Wolkstein llevó a cabo su delicada labor con originalidad, ingenuidad y sensibilidad. Eliminó repeticiones confusas, añadió palabras y líneas explicativas cuando era conveniente, restauró un pasaje interrumpido cuando era posible, y urdió diestramente los textos de poemas numerosos relacionados en un todo unificador. Diane Wolkstein logró recrear un grupo importante de relatos y cantos más bien esotéricos, borrados hace mucho de la memoria del hombre, de una manera que es a la vez imaginativa y evocadora, atractiva y encantadora.