Inanna

Reina del Cielo y de la Tierra

La sagrada

El pueblo de Sumeria en procesión ante ti.
Toca los dulces tambores – ala.
El pueblo de Sumeria en procesión ante ti.

Digo “¡Salve!” a Inanna, ¡Gran Señora del Cielo!

Toca el tambor sagrado y los tímpanos.
El pueblo de Sumeria en procesión ante ti.

Digo “¡Salve!” a Inanna, Gran Señora del Cielo!”

Toca el arpa sagrada y los tímpanos.
El pueblo de Sumeria en procesión ante ti.

Digo “¡Salve!” a Inanna, ¡Primogénita de la luna!

Los prostitutos peinan su cabello.
Decoran sus nucas con pañuelos multicolores.
Se engalanan con los mantos de los dioses sobre sus hombros.
El hombre y la mujer virtuosos marchan ante ti.
Sostienen el arpa que mitiga a su lado.
Los que siguen llevan el cincho de la espada.
Empuñan la lanza en sus manos.

El pueblo de Sumeria en procesión.

Las mujeres adornan su lado derecho con ropajes de hombre.
El pueblo de Sumeria en procesión ante ti.

Digo, “¡Salve!” a Inanna, ¡Gran Señora del Cielo!

Los hombres adornan su lado izquierdo con ropajes de mujer.
El pueblo de Sumeria en procesión ante ti.

Digo, “¡Salve!” a Inanna, ¡Gran Señora del Cielo!

El pueblo compite con riatas de salto y cuerdas coloridas.
El pueblo de Sumeria en procesión ante ti.

Digo, “¡Salve!” a Inanna, ¡Primogénita de la Luna!
Los hombres jóvenes, quienes portan aros, cantan en tu honor.
Las doncellas y las sacerdotisas de los grandes peinados caminan en tu honor,
Portan la espada y el hacha de doble filo.
Los sacerdotes kurgarra que ascienden elevan sus espadas en tu honor.
El sacerdote, que cubre su espada con sangre, rocía sangre,
Rocía sangre sobre el trono y la sala de la corte.
¡El tambor tigi, el tambor sem, y el pandero ala resuenan!

En los cielos la Sagrada aparece sola.

Mi Señora mira con dulce sorpresa desde el cielo.
Ella mira con dulce sorpresa toda la tierra
Y al pueblo de Sumeria, tan numeroso como ovejas.